Los imprevistos pueden suceder en cualquier momento. Y más con el número de personas que pasan a diario por el centro.

Por ello, desde el Sagrado Corazón nos hemos equipado con un desfibrilador que pueda solventar cualquier suceso inesperado. Del mismo modo, nos hemos formado para saber responder en esas situaciones.