La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

¡Los niños de 3 años nos vamos de excursión a Enciso!

    Previamente en la clase los niños pudieron conocer cosas interesantes sobre los dinosaurios y disfrutar de ellos en un rincón destinado a estos animales tan antiguos. También pudieron presenciar el nacimiento de dos dinosaurios bebés que las seños se encontraron abandonados en el patio del colegio ¡toda un experiencia!

     ¡Y por fin llegó el gran día! Acompañados de algunos papás y con nuestras mochilas preparadas, los nervios y la emoción del día dimos comienzo a nuestra excursión final de curso.

    Subir al autobús ya fue toda una aventura. Emocionados y sonrientes tomamos asiento y nos abrochamos los cinturones.

    Enciso y los enigmáticos animales que allí vivieron hace millones de años nos esperaban.

    El trayecto en autobús cantando canciones propias de las excursiones e intentando averiguar quién había robado el pan de la mesa de San Juan se nos hizo muy corto.

    Llegados a destino y sin saber quien había robado el pan al pobre Juan, emprendimos camino para visitar los yacimientos donde se encontraban huellas de dinosaurios y restos de los animales fosilizados que allí vivieron hace tantos millones de años.

    Esos gigantescos animales que tanto gustan a los niños y que vivieron tan cerca de Arnedo, nos dejaron con la boca abierta.

     Y así, con la boca abierta fue como recibimos a tan merecido almuerzo. Bajo la enorme barriga del Braquiosaurio, todos pudimos coger energía y llenar nuestras barriguitas.

    Para seguidamente disfrutar del cuento de Caperucita Roja. Pero esta vez, no fueron las seños las que nos lo contaron, ni tampoco fuimos nosotros como solemos hacer en el cole, esta vez fue cosa de los papás.

    Tras la cara de sorpresa que pusieron y el desconcierto inicial, los valientes papás ataviados como la ocasión lo merecía, se dispusieron a dramatizar el cuento para el disfrute de todos los allí presentes. La verdad es que…¡No lo podían haber hecho mejor!

    Y así, con un enorme aplauso y el saludo de los artistas, nos despedimos de tan maravilloso día en la naturaleza en compañía de seños, papás y mamás, compañeros y compañeras.

    Ahora era hora de volver al autobús y regresar al colegio donde nos esperaban nuestros familiares.

¡Una excursión de 10!

 

...