Recibidores y pasillos son ámbitos de encuentro y socialización. Los mensajes están presentes en sus paredes y transmiten a nuestros alumnos valores imprescindibles para su educación integral. Se completan con tareas realizadas en las aulas. De este modo su aprendizaje es visible y recordado.