El descanso es fundamental para que nuestro organismo desarrolle todo su potencial, tanto a nivel físico como intelectual. Por ello, nuestros alumnos de 3 años disponen de un espacio y un tiempo para echarse la siesta tras su turno de comida.